Seleccionar página

La razón por la que las dos primeras empresas que creé no tuvieron todo el éxito que había imaginado fue tener una visión egocéntrica.

La misma causa por la que creo que muchos emprendedores no triunfan con sus empresas y marcas cuanto sueñan.

Tienen ambición y visión de negocio, pero les falta Visión de Marca.  

¿Qué quiero decir?

Pues que tendemos a pensar principalmente en cómo vamos a crecer y ganar dinero más que en el propósito y valor que nuestra marca va a aportar a la gente.

Lo veo a menudo cuando hago una reunión de consultoría, o cuando reviso la web de algún cliente y su sección Quiénes Somos.

La mayoría cuenta lo siguiente: 

Somos …
Hacemos…
Tenemos…
Hemos conseguido….
Nuestro objetivo es alcanzar….
El plan para lograr nuestro objetivo es….

Pero muy pocos te cuentan el porqué o el para qué de lo que hacen.

Es por eso que digo que tienen visión de negocio pero no visión de marca.

Visión de Negocio vs Visión de Marca

Pueden parecer lo mismo pero no lo son.

Normalmente, cuando alguien utiliza la expresión “Para triunfar hay que tener visión de negocio” suele interpretarse como el don de tener una idea genial que nos hará crecer exponencialmente hasta alcanzar el éxito u objetivo marcado.

Visión de Marca, sin embargo, no es una idea genial que crees que te hará rico, ni mucho menos un par de frases corporativas para colgar en la pared de tu oficina o en el Quiénes Somos de tu web.

Visión de Marca es una visión con propósito. Es el foco que define por qué hemos venido esta mañana a trabajar y qué problema queremos resolver. Es el mantra que deberás seguir para que tu marca llegue a convertirse en una lovemark. Y claro, si estás en mi blog es que no sólo quieres hacer negocio sino tener una marca que conquiste y enamore al mundo.

Hoy lo importante no es ser grande sino LO QUE APORTAS

Antes se creía que lo importante era el tamaño. El objetivo era crecer, ser grande, y si no, había que aparentarlo diciendo que se era una empresa grande, con una gran plantilla, con una gran oficina…

Todas las webs eran súper corporativas y sus textos se planteaban desde el “Somos” y “Tenemos“

Sin embargo, hoy en día, lo que cautiva no es tu tamaño ni tu posición en una categoría o mercado. Es tu posición en el corazón de las personas lo que realmente enamora y convierte tu marca en una lovemark.

Y esto es así porque hoy vivimos en una sociedad escaparatista en la que:

En un mundo así, sobra decir que las visiones tipo “quiero ser el líder/ quiero facturar equis miles de euros o de dólares” no importan a nadie más que a ti (o a tus inversores en caso de que los tengas).

Si tu visión empresarial va en esa línea, siento decirte que la tienes pequeña.

Pequeña porque aunque te parezca ambiciosa, atañe nada más que a ti.

Y así nunca llegarás a ser una lovemark.

Porque una cosa es vender y otra muy distinta, enamorar.

Vender se traduce en dinero, sí, pero enamorar se traduce en fidelizar clientes y en generar prescriptores (personas que recomiendan altruistamente), lo cual, al final, acaba suponiendo una fuente mayor de ingresos.

Pero todavía hay marcas que siguen sin entenderlo.

Son todas aquellas que plantan en sus webs y presentaciones sus éxitos profesionales, objetivos aspiracionales y visión de negocio pensando que contándonoslo nos impresionarán y en consecuencia les compraremos más.

 

Ego Visiones

Las marcas que hacen declaraciones de intenciones formuladas desde el YO soy, YO quiero y el A MÍ me gustaría tienen visiones de negocio egocéntricas.

¿Te importa a ti que Bimbo quiera expandir su liderazgo?
¿Se te han despertado más ganas de comprar su pan?
¿Sabrías resumir la parrafada de LG en una única frase?
¿Te tatuarías su logotipo o lo pondrías en tu coche como tanta gente sí hace en cambio con Apple?

Seguramente hayas contestado a todas estas preguntas con un “No”:

Eso es lo que ocurre cuando solo vemos una visión de negocio. No se produce ningún gancho en la comunicación, no hay empatía ni conexión, con lo cual nuestra atención e interés se dispersa.

Mejor, Visión con Propósito

Una Visión con Propósito es un enfoque basado en aportar valor a nuestro entorno, una intención de ayudar y de ser relevante para los demás.

Esa visión con propósito es lo que llamamos Visión de Marca.

¿Por qué es tan importante definirla? Pues porque a la gente no le importa lo que tú o tu marca queréis conseguir, sino lo que le vas a aportar.

Tu Visión de Marca debe ser un prisma por el que tu audiencia pueda ver sus motivaciones realizadas, sus problemas resueltos y sus sueños cumplidos.

Las marcas que tienen una visión con propósito son las que acaban convirtiéndose en lovemarks.

4 Ejemplos de Visiones de Marca

He hecho una recopilación de distintas marcas para ayudarte a encontrar la inspiración que necesitas para crear una declaración perfecta de tu visión de marca.

Toms

Más que por los zapatos que vende, esta marca se hizo popular por el modo en que su fundador Blake Mycoskie logró vincular dos cosas para nada excluyentes: el interés económico propio de cualquier empresa (visión de negocio) y al mismo tiempo la necesidad de ayudar a otros y de hacer del mundo un lugar mejor (visión de marca).

De esta forma, por cada par de zapatos vendido la marca dona un par a niños que carecen de recursos. Una filosofía de negocio que él ha llamado One for One (Uno por Uno), la cual aplica también a la venta de su libro “Start Something That Matters” (“Comienza algo que importe”), que sin duda te recomiendo leer.

 

Ikea

Podría haber dicho simplemente que su visión es fabricar muebles bonitos a precios económicos, sin embargo Ikea nos cuenta que su propósito es mejorar la vida cotidiana de sus clientes, lo cual no sólo queda plasmado en la web sino en cada una de las campañas que realiza.

Dove

Su visión de marca es lo que precisamente ha diferenciado a Dove del resto de marcas de su categoría.
Fue la primera marca capaz de salirse de los estereotipos y del discurso superficial usado por el resto de marcas de cuidado y belleza, y es que más que una marca de productos de belleza, Dove es una insignia que representa la belleza real y un movimiento por la autoestima.

Google

Su visión de negocio es lógicamente crecer y facturar más, sin embargo lo que ha llevado a Google a convertirse en el todopoderoso que es hoy en día ha sido su visión de marca: la investigación continua para entender exactamente lo que quieres y ofrecerte exactamente lo que necesitas. 

Conclusión: No es a dónde quieres llegar, sino tu porqué de marca lo que tienes que comunicar.

Las marcas que no logran significar nada en nuestras vidas no existen para nosotros.

Por eso, hoy la construcción de una marca va más allá de su Ego Visión.

Va de la relevancia que va a significar para los demás.

Porque gestionar una marca no es sólo crear diferenciación sino también valor y relevancia.

Por tanto:

Porque es posible ayudar sin renunciar a la rentabilidad.

Así pues, la pregunta inevitable que me surge hacerte para cerrar este post es la siguiente:

¿Estás generando con tu negocio algún impacto positivo o es simplemente una fuente de ingresos?

Me encantaría que me lo contaras a continuación en la zona de comentarios.

Y si te ha gustado este post, te invito a que te quedes un rato más en el blog leyendo sobre los temas relacionados que te he ido enlazando porque estoy segura de que te van a ayudar e inspirar mucho :)

¿Quieres que tu marca deje de ser percibida como una más del montón y se convierta en una lovemark amada y respetada?

¿Quieres que tu marca deje de ser percibida como una más del montón y se convierta en una lovemark amada y respetada?

Suscríbete para ayudarte a conseguirlo y descubre cuáles son las estrategias que debes llevar a cabo para conquistar a tu público objetivo y enamorar a tus clientes.

Como regalo de bienvenida podrás descargarte nuestra guía "Lovemarks vs marcas del montón: 10 diferencias estratégicas que puedes aplicar a tu negocio".

Genial, te hemos mandado un correo para que confirmes la suscripción.