Seleccionar página

Una historia, si se construye bien, tiene el poder de conmover no sólo al corazón y los sentimientos, sino también a la mente y la cartera del público que ve o escucha esa historia. En este post te cuento cuáles son las 5 claves básicas que debes tener en cuenta para que tu storytelling tenga gancho y cumpla tus objetivos de marketing y branding.

Las historias funcionan muy bien para conectar emocionalmente y generar empatía, por lo que practicar el storytelling te sirve para trabajar el engagement (conexión y relación) entre tu marca y tu público.

No obstante, te recomiendo practicar el “arte de contar historias” también como estrategia para otras ocasiones en las que tu objetivo pueda ser por ejemplo la necesidad de tener que convencer a una junta directiva o a un grupo de empleados para que respalden un nuevo proyecto o medida; lograr nuevos inversores para tu empresa; atraer el interés de los medios de comunicación; movilizar a la gente por una causa ó hasta conseguir un empleo!

Sea cual sea el objetivo que tengas, te recomiendo ser estratega y practicar la técnica del storytelling si o si.

Como dice Seth Godin, máximo exponente del marketing contemporáneo «El marketing ya no va de lo que haces sino de las historias que cuentas»

SethGodin

Lo primero que debes plantearte es:

¿Cuál es tu objetivo? Es decir, ¿qué quieres conseguir?

Teniendo claro tu objetivo, pongámonos manos a la obra para crear una buena historia.

Coge papel y boli para ir anotando en un borrador tus ideas según vas leyendo este post.

1. Define con quién quieres conectar a través de la historia que vas a contar
Como señala Peter Guber, autor de ‘Storytelling para el éxito’: “un buen narrador o “Storyteller” es aquel que comprende que es mucho más importante interesarse en la audiencia que parecer interesante.” ¿Por qué? Porque si te interesas por saber cómo es, qué piensa y qué siente tu audiencia, sabrás cómo empatizar, lo cual te permitirá captar su atención e interés.

Por tanto: antes de nada ponte a investigar sobre el público objetivo con el que quieres conectar. Averigua cómo piensa, cuáles son sus intereses, preocupaciones, miedos, anhelos, aspiraciones y necesidades en este momento concreto. Así podrás afinar el argumento de tu historia para captar su interés.

2. Tócale la fibra o métele el dedo en la llaga
Decide a través de qué emoción quieres conectar y empatizar con tu públicoPuedes empatizar a través de una preocupación que sabes que siente tu público objetivo, así como también a través de una necesidad, un miedo, una emoción o un sentimiento.

Pero ojo!!! Sea cual sea la forma en la que le toques la fibra o le metas el dedo en la llaga, al final plantea la resolución de tu historia de forma que la percepción y asociación de tu marca con esa historia sea positiva.

3. Define qué percepción quieres que se tenga de tu marca
Así te será más fácil saber qué ideas y valores representar en tu historia.

4. Planteamiento, nudo y desenlace
Toda historia bien contada ha de seguir ese esquema de tres fases: planteamiento, nudo y desenlace. No obstante, como ocurre en el cine, también puedes comenzar una historia desde el nudo (un conflicto, un problema, una promesa, un suceso, etc.) e incluso desde el desenlace y de ahí retroceder hasta sus orígenes.

La clave para captar la atención es situar al público en un contexto emocional.

Es decir, el planteamiento de tu historia tiene que generar de algún modo suspense, intriga o curiosidad para que el público se sienta motivado a querer saber qué pasa. Piénsalo: rara vez nos enganchamos a una historia si no detectamos en su trama un reto interesante, un desafío, una intriga, un problema con el que nos sentimos identificados o una situación que nos conmueva.

5. Define el personaje que encarnará los valores de tu marca
Grábate bien estos consejos:

  • Toda historia ha de tener como mínimo un personaje para que nos importe lo que sucede en el relato que se nos plantea: un personaje al que tiene que ocurrirle algo (positivo o negativo, según el caso) para que el público pueda identificarse o simpatizar con él. 
  • No muestres a tu empresa o marca como protagonista de la historia sino como parte del contexto donde tiene lugar el relato. Es decir, como elemento clave que indirectamente incide y repercute de algún modo en esa historia.
  • El protagonista debe ser un personaje anónimo con el que el público pueda empatizar.
  • Este personaje es el “héroe” que encarnará los valores de tu marca o empresa. Y recuerda: ese personaje debe ser el protagonista.
  • Cuanto más vulnerable parezca, más cercano resultará. Es decir, tendemos a sentir mayor conexión emocional con personajes anónimos cuyas luchas e inquietudes los hacen parecer auténticos y vulnerables en torno a temas que nos resultan conocidos por experiencia propia como el amor, la esperanza, el miedo, la aventura, el esfuerzo o la lucha por los sueños.

A continuación te dejo un vídeo que, a mi entender, es un perfecto ejemplo de Storytelling que reúne todas las pautas comentadas en este post. Espero que te inspire ;)

Marca Perú: Campaña de Lanzamiento Internacional.

¿Te ha resultado útil e interesante este post?

Si así es, te invito a que lo compartas o lo reenvíes a quien creas que le pueda servir también de utilidad.

¡Gracias! :)

Si te ha gustado este artículo, ayúdame a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales.

error: ¡Contenido protegido!
¿Quieres que tu marca deje de ser percibida como una más del montón y se convierta en una lovemark amada y respetada?

¿Quieres que tu marca deje de ser percibida como una más del montón y se convierta en una lovemark amada y respetada?

Suscríbete para ayudarte a conseguirlo y descubre cuáles son las estrategias que debes llevar a cabo para conquistar a tu público objetivo y enamorar a tus clientes.

Como regalo de bienvenida podrás descargarte nuestra guía "Lovemarks vs marcas del montón: 10 diferencias estratégicas que puedes aplicar a tu negocio".

Genial, te he mandado un correo para que confirmes la suscripción.